2 comentarios

El Laboratorio del alma

Historias para sanar que merecen ser contadas

Stella Maris Maruso

La estrella de mar

Cada atardecer, un muchacho recorría la playa arrojando al agua las estrellas de mar abandonadas  en la arena por la marea baja. Sabía que al día siguiente, con los primeros rayos de sol, las estrellas de mar morirían inexorablemente un anciano pescador que vivía a metros de la playa, contemplaba ala muchacho día tras día cumplir con la tarea de devolver las estrellas al mar.

Una tarde decidió hablarle:

No entiendo por qué  gastas tus energías en esta tarea inútil. Hay kilómetros y kilómetros donde todos los días las estrellas de mar agonizan y mueren. Tu esfuerzo no  marcara ninguna diferencia.

El muchacho miro al anciano a los ojos, tomo una estrella, la arrojo al agua y dijo:

¿No crees que para esta estrella si habré marcado la diferencia?…

La mente y el cuerpo están  intrínsecamente ligados y su interacción ejerce a cada segundo una profunda influencia  sobre la salud y la enfermedad, la vida y la muerte. Actitudes, hábitos y estados emocionales desde el amor hasta la compasión, y desde el miedo hasta el resentimiento y la rabia, pueden desencadenar reacciones que afectan la química interna optimizando o debilitando nuestro estado funcional. Todos disponemos de un potencial bioquímico para crear salud y está en nuestras manos desarrollarlo. Desde la  psiconeuroendocrinoinmunologia, las neurociencias, la epigenetica y la biología de las emociones y las creencias me propongo llegar al corazón de los lectores para compartir, historias de sanación  de muchos seres que nos mostraron el milagro de haber accionado su laboratorio interior logrando la sanación de una enfermedad considerada incurable para la medicina.

Como explicar que alguien –a quien le han dado un diagnostico condenatorio- se haya curado logrando una remisión toral de la enfermedad. Como explicar que una persona con el 80% de discapacidad física pueda ser feliz y experimentar plenitud. Como explicar que personas que están atravesando situaciones adversas –incluso la más dramática como es la pérdida de un hijo- puedan resinificar su dolor y dar las gracias, porque transitando el dolor se han tornado mejores seres humanos.

En este libro para todos: los que necesitan heridas del cuerpo y del alma, los que están atravesando por una crisis y los que desean acompañarlos (familia, amigos, médicos), para quienes buscan mejorar su calidad de vida, y quienes ansían hallar nuevas motivaciones o expandir su sensibilidad y su conciencia…

No esperes encontrarte con un manual de autoayuda. No pretendo ni quiero –porque no creo en ellas-  dar recetas mágica ni pautas de ningún tipo. Mi deseo es que te inspire a despertar tu potencial interno que aguarda ser actualizado para ponerse a tu servicio frente a cualquier adversidad.

Fundacion Stella Maris Maruso

Anuncios

2 comentarios el “El Laboratorio del alma

  1. Sin embargo tras una mirada racionalista podemos afirmar que no hay pruebas para admitir que los escritos de la senora Elena G. Los individuos merecen todo mi respeto pero eso no significa que no pueda mostrar mi escepticismo frente a sus creencias…En algunas ocasiones la Iglesia Adventista distribuye articulos en sus revistas para convencer a sus lectores que la senora White era una profeta.

  2. Con el vaiven del barco el sol a esa hora anaranjado o amarillo segun estuviera el tiempo de ese dia hacia malabares detras de la torre del morro como si jugara a los escondidos hasta que superaba la altura y tomaba el mando total del dia mientras se acabara la jornada..- sol amarillo barco hecho palillos..Decia mi papa como repitiendome para si un dia navegaba solo que no me alejara cuando el sol estaba de ese color eso presagiaba norte en invierno y tormenta en el verano…- Sol naranja te mueres de la calma..- Eso no pega papa ni con cola ni con colina ni con la saya de tu madrina…- Pero es verdad…El viejo motor YANMAR japones de tres cilindros de mas o menos los anos 70 martillaba suavemente como si silbara una cancion. Pudiera ser incomodo pero ese martilleo constante era caricias para los oidos porque sabias que estabas avanzando a donde querias ir si te fijabas bien en el cristalino mar viajaban peces al lado del lento barco. El sol amarillo cada vez tomaba mas posiciones en el horizonte Habanero pero hasta que el no quisiera no ibas a ver nada de la ciudad solo siluetas como si se avergonzara del estado de la misma y se negara a iluminarla a la vista de unos ojos que se fijaban en todo y lo recordaban en forma de relato para despues contarla en la cara de envidia de los demas socios de la escuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: